Muchas personas hablan de la motivación como un místico poder que hay dentro de nosotros y que nos permite lograr lo que sea. Hablan de ella como si fuera el motor de la vida y el éxito mismo. Sin embargo, hay que admitir, que la mayoría de las personas la utilizamos como un pretexto para justificar por qué hacemos o no las cosas.

La motivación es como la marea. Viene y va. Hay días que se amanece motivado,  que creemos que podemos conquistar el mundo. Otros días, en cambio, despertamos desmotivados y todo sale mal.  En definitiva, no  se puede estar motivado todos los días. Y es que la motivación es una cosa que depende de las emociones y las emociones son muy difíciles de controlar.

La única manera de cambiar nuestra vida es con disciplina, y,  desarrollar algo que se llama FUERZA DE VOLUNTAD. Puede sonar como una expresión habitual, pero en realidad es un término muy exacto. Como toda fuerza, se tiene que ejercitar.

Renovar tu vida no será en un abrir y cerrar de ojos. La fuerza de voluntad tomará energía de tus reservas de dinamismo diario y te sentirás un poco agotado. Si haz hecho muy poco para ejercitarla durante toda tu vida, vas a tener que hacerla crecer desde cero.

Debemos entrenar con pequeños retos todos los días. Levantarnos más temprano. Dejar de fumar menos cigarros. Hacer un poco de ejercicio. Trata de cambiar tu vida poco a poco. Haz cosas que te saquen de tu zona de confort, actividades poco placenteras pero que sabrás que cambiarán positivamente tu conducta.

Verás que podrás realizar más tareas y aprender cosas que tal vez te molestaban o sentías que no te aportaban. El mundo está en constante cambio.

¿Qué pequeño cambio harás hoy?

Ulises Bacilio
twitter: @ubacilio

© 2014 - by

For emergency cases        

by minimalist.mx

Processing...
Thank you! Your subscription has been confirmed. You'll hear from us soon.
ErrorHere