telemedicina

Usos de la telemedicina para atender a los pacientes con COVID-19

La pandemia por COVID-19 ha traído consigo la implementación de la telemedicina a mayor escala, la cual ha representado un método práctico para ofrecer consultas médicas de manera remota por medio de las tecnologías de la información y comunicación con la finalidad de atender pacientes.

Actualmente los hospitales se encuentran saturados de los pacientes afectados de gravedad por SARS-CoV-2, por ende, la importancia de aplicar la telemedicina para la consulta radica en la atención a distancia que se ofrece a los pacientes infectados o no por coronavirus, evitando que se expongan y representen un foco de infección o ser infectados.

La principal cuestión a solucionar es, ¿Qué ocurre con aquellas personas que manifiestan los síntomas característicos por COVID-19 y no deberían transportarse a un hospital? Gran parte de las personas afectadas por dicho virus solo manifiestan síntomas leves y pueden guardar reposo en sus hogares. 

Si bien es necesario que estos pacientes reciban los cuidados requeridos sin la presencia de un médico o enfermero, el tratamiento ante los síntomas leves está basado en reposar, mantenerse hidratado y el uso de analgésicos en caso de presentar tanto dolores de cabeza como musculares.

Por la misma razón, la vigilancia de los pacientes a través del servicio de telemedicina ha repercutido satisfactoriamente, puesto que permite al médico trabajar de forma eficiente mediante videollamadas o llamadas telefónicas, brindando indicaciones para un correcto aislamiento, resolviendo las dudas del paciente, dando a conocer las señales de que la enfermedad se está agravando y las indicaciones a seguir para recibir ayuda de alguien más sin infectarlo, todo esto sin que el médico se exponga.

Por parte del paciente, lo primordial es mantener el confinamiento en su hogar hasta tener una recuperación exitosa sin infectar a terceros, todo esto para evitar la exposición innecesaria al dirigirse hacia un centro de salud.

Los beneficios tras su implementación

La telemedicina tiene un papel crucial al mantener activo al servicio de atención, impartiendo el seguimiento virtual y a larga distancia de todos los pacientes que se vieron afectados durante la pandemia, por supuesto que, además de atender casos por coronavirus, es imprescindible continuar con un eficiente flujo de trabajo de pacientes ajenos a la situación actual, desde la edad pediátrica hasta la geriátrica.

La función principal es la atención médica general, sin embargo, durante el confinamiento gran parte de los médicos especialistas se vieron obligados a ofrecer consultas de forma virtual, a esta se suman otras funciones como la prescripción de recetas médicas, de este modo el médico puede emitir una receta virtual válida en todas las farmacias o centros de salud (esto si el médico y el paciente están afiliados a alguna institución médica).

Asimismo, se encuentra la cobertura realizada ante cualquier complicación que presente el paciente, como la atención en salas de emergencias, visitas domiciliarias realizadas por el médico, servicios de terapia, la realización y evaluación de estudios complementarios, tanto imagenológicos como sanguíneos.

Además de facilitar el trabajo del médico, representa un beneficio importante para los pacientes, ya que reduce drásticamente el tiempo para ser atendido, evita el costo de transportarse hasta un hospital y permite mantener informado al médico en todo momento.

Un gran ejemplo es la atención ofrecida a los pacientes que presentan enfermedades crónicas como diabetes, hipertensión y enfermedades pulmonares, estos pacientes en específico no deben interrumpir su tratamiento porque agravaría aún más su padecimiento, por este motivo, aplicar la telemedicina en sus vidas los hace mantener la terapia estricta y consultar al médico para realizar sus exámenes de salud frecuentemente.

Los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), a partir del 2020 brindan el asesoramiento adecuado con el propósito de implementar el uso de las telecomunicaciones en el ámbito médico, mismos que, tras el problema mundial provocado por la COVID-19, ha sido ampliamente requerido debido a las normas instauradas para evitar un mayor número de contagios.

No cabe duda que con el paso de los años la telemedicina seguirá prevaleciendo e incluso será perfeccionada y más solicitada a comparación de ahora, formando parte de la mayoría de centros de salud en el mundo.

La telemedicina antes de la pandemia

Para esto, debemos comprender que la telemedicina no es una modalidad de atención novedosa, fue utilizada involuntariamente desde la invención de las telecomunicaciones.

El término “telemedicina” no fue acuñado como tal sino hasta 1959, cuando la Universidad de Nebraska fue partícipe del estudio de exámenes neurológicos mediante la telemedicina, hasta la fecha ha representado un método eficaz para transmitir información de pacientes lejanos hacia un médico de manera remota.

La atención médica virtual antes del 2020 era reconocida con creces, sin embargo, hoy por hoy forma parte de los pilares fundamentales de la medicina actual, logrando optimizar los métodos de consultas para aquellas personas que las necesiten, complementandolo con los diversos exámenes solicitados y, como se ha mencionado a lo largo del artículo, brindando los servicios médicos a los pacientes afectados por la COVID-19.

La mayor parte de las personas desconocen los servicios virtuales que ofrece un centro médico o las empresas dedicadas al servicio de telemedicina, dando a entender la gran repercusión que obtuvieron una vez que los casos por SARS-CoV-2 aumentaron.

La radiología y la telemedicina: unión del presente y futuro

La primera especialidad de medicina asociada a la atención médica virtual fue la radiología, esto se debe en gran parte por la necesidad de transmitir, comparar y confirmar evaluaciones médicas con base en las imágenes radiológicas tomadas a los pacientes, principalmente ante hallazgos de anormalidades que pusieran en riesgo la vida del paciente.

Puesto que los médicos tienen un ritmo de trabajo acelerado debido al gran número de pacientes con COVID-19, la tele radiología representa un método invaluable para ofrecer interpretaciones radiológicas a largas distancias a cualquier paciente que necesite ser valorado.

Claro que la teleradiología tiene sus propias ventajas, los servicios ofrecidos representan un beneficio tiempo-costo en cualquier centro de salud donde se implementen, ya que la interpretación de imágenes y el tiempo de atención se acortan en gran medida.

Con el uso de Inteligencias Artificiales (IA) dedicadas a evaluar imágenes radiológicas, es posible identificar y confirmar patologías en cuestión de segundos. Por si fuese poco, a esto se suma el almacenamiento de la información y la sencillez para compartirla entre distintas áreas médicas.

En anteriores artículos se ha hablado de la importancia que tienen las Inteligencias Artificiales para la evaluación de enfermedades cerebro-vasculares y sobre el diagnóstico imagenológico del cáncer de mama, ambas enfermedades requieren estudios radiológicos y a su vez un hallazgo oportuno, mismos que son ofrecidos por medio de la teleradiología y telemedicina.

Grupo PTM y el apoyo al manejo de casos por COVID-19

Desde sus inicios, Grupo PACS y Teleradiología de México ha trabajado en conjunto con los mejores médicos y los centros de salud más prestigiosos para la interpretación de estudios de imagen tanto en grandes hospitales como en pequeños gabinetes en todo nuestro país, esto nos ha permitido poner al alcance de la población, aún en lugares remotos y ciudades pequeñas, la posibilidad de contar con diagnósticos certeros, realizados por especialistas con gran experiencia no solo en el campo de la radiología general, sino en múltiples subespecialidades como imagen de mama, neuroradiología, imagen cardio-vascular, y PET-CT, entre otras.

Durante la actual pandemia por COVID-19, Grupo PACS y Teleradiología de México ha sido parte fundamental en la atención de pacientes tanto con sospecha de la enfermedad como en aquellos casos en los que la misma ya se ha manifestado. Ya que nuestro sistema permite agilizar el flujo de pacientes, disminuye el tiempo de estancia en el gabinete radiológico, permite la entrega de resultados rápida y sirve como apoyo a los médicos radiólogos de los propios hospitales o gabinetes, ante la gran carga de trabajo a la que actualmente se encuentran sometidos.

El sistema de PACS (Sistema de Almacenamiento y comunicación de imágenes),  basado en la nube permite entregar resultados en tiempos que van de 1 a 3 horas como máximo, con posibilidad de dar prioridad a aquellos casos urgentes que requieren de atención inmediata, así como almacenar la información en tarjetas que el paciente puede guardar en su bolsillo y el médico puede consultar incluso usando su teléfono celular, usando cualquier red de internet.

Sin embargo, nuestra empresa en la actualidad no se enfoca únicamente en los estudios de imagen. En nuestro esfuerzo continuo por brindar soluciones integrales, hemos incursionado también en el expediente clínico electrónico y en un futuro cercano brindaremos opciones aún más completas para el ejercicio de la telemedicina, que sabremos tendrán un impacto positivo en la atención de la salud para toda la población. 

La innovación constante que nos caracteriza y nuestro interés en mejorar los servicios de salud para toda la población nos han permitido posicionarnos como la empresa líder en telemedicina en nuestro país así como una de las más importantes en Latinoamérica.

Los resultados que brindamos son certeros y eficaces, mismos que nos han consagrado como una de las empresas de telemedicina más grandes de toda Latinoamérica.

Escrito por: Ulises Bacilio

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿Como te podemos ayudar?
A %d blogueros les gusta esto: