que es el plasma sanguineo

El plasma: historia y más información

Desde los tiempos remotos cuando los científicos apenas investigaban la vida miniatura en relación con la salud de las personas, se reconoció al plasma como un factor que brinda mayor inmunoprotección a los sujetos.

El plasma se encuentra en nuestro organismo y representa aproximadamente el 55% del componente sanguíneo del cuerpo humano adulto. Su consistencia es espesa y similar a un líquido blanco-amarillento compuesto por todo tipo de anticuerpos del sistema inmune, como los leucocitos, inmunoglobulinas y factores de coagulación, además de encontrar glóbulos rojos, plaquetas y albúmina.

Su uso en la medicina representa una gran ayuda para el control de algunas de las enfermedades de origen infeccioso, incluyendo la COVID-19. A partir de del plasma sanguíneo de una persona que fue infectada se pueden aislar los componentes protectores que derivan en la generación de defensas contra la misma infección pero en otro organismo.

La divina ayuda del plasma de personas convalecientes en pacientes con COVID-19

Resulta que las personas que fueron infectadas por el SARS-CoV-2 y que pudieron resistir la infección desarrollan anticuerpos capaces de detectar y atacar al virus en el caso que vuelva a presentarse, de este modo mantienen la inmunoprotección vigente tal como ocurre con otras enfermedades de origen viral y bacteriano.

Después de dos a tres semanas de superar la enfermedad por coronavirus, dichos anticuerpos ya existen en gran cantidad y pueden ser detectados por medio de las pruebas ELISA (enzimoinmunoanálisis de adsorción) u otro examen clínico para contabilizar anticuerpos presentes.

Mencionado esto, la obtención de plasma es por medio de la plasmaféresis, por el cual se extrae una cantidad moderada de la sangre del paciente convaleciente y posteriormente la sangre coagulada es separada del plasma con el fin de aislar el producto que contiene los anticuerpos. 

Una vez terminado el proceso, hay que administrar solución salina o albúmina al donador como sustitutos de las cantidades de sangre perdidas, o en su caso devolver el plasma al organismo.

Usos en la medicina y ante COVID-19

En la actualidad hay una gran necesidad por contar con algún medicamento capaz de combatir al coronavirus, y hasta la fecha han sido estudiados diversos fármacos con regular o excelente respuesta para detener la replicación del virus así como para evitar casos graves de la enfermedad.

Esto se habla más a fondo en “Actualización: fármacos en estudio para combatir la COVID-19”, donde también se hace una mención al plasma de pacientes convalecientes; tras los anteriores casos de coronavirus (que no fueron tan perjudiciales como el actual) se comprobó la efectividad que tiene el plasma frente a los coronavirus por ejercer la inmunidad deseada y ser segura al administrarse.

Retomando la función de la plasmaféresis, la extracción del plasma también es eficaz para tratar enfermedades autoinmunes como la miastenia gravis, síndrome de Guillain-Barré o la polineuropatía desmielinizante inflamatoria crónica, ya que las propias defensas atacan al organismo, la sustitución del plasma es el tratamiento de elección para la autoinmunidad.

El plasma de los donantes recuperados del coronavirus es utilizado para controlar la infección de los pacientes hospitalizados de gravedad por la misma infección, puesto que su sistema inmune no trabaja lo suficiente como para producir sus propios anticuerpos reciben transfusiones de plasma para fortalecer al sistema inmunológico.

Plasma de personas convalecientes como tratamiento para la COVID-19

Puede comprenderse que una vez se administra el plasma de personas convalecientes en un paciente con SARS-CoV-2 es capaz de estimular la producción de anticuerpos contra el virus así como la posibilidad de reconocerlo y atacar.

Actualmente, este tratamiento fue aprobado por la FDA para los pacientes con COVID-19 y por el momento se ha mantenido debido a la seguridad que brinda. Sin embargo, no existen los suficientes ensayos clínicos para comprobar con total veracidad la protección y los riesgos.

Existe cierta preocupación referente a las nuevas cepas de coronavirus y la efectividad que tendría el plasma frente a otra variante que posiblemente no sea reconocida.

Resultados tras la administración de plasma de personas convalecientes

Según los exámenes realizados hasta el momento, tras la transfusión de plasma en pacientes con COVID-19 dentro de los primeros tres días se reduce la progresión de la infección, esta respuesta debe ser evaluada por los doctores encargados del área médica debido a que el tratamiento puede ser beneficioso o perjudicial.

Los hallazgos que han puesto al plasma como un pilar en el control de los casos por coronavirus son la reducción tanto de la letalidad como mortalidad del paciente, mejoría notable de la salud después de su administración dentro de los primeros días de infección y reducción del uso del material médico entre los que destacan los respiradores y el medicamento de control utilizado.

Otro punto a destacar es que es bien tolerado por el organismo al que se transfiere siempre y cuando no se generen reacciones adversas.

¿Existen riesgos al aplicarse?

Con el fin de estudiar el efecto del plasma en pacientes infectados por COVID-19, los datos recabados hasta ahora nos indican que el plasma donado puede desencadenar otras infecciones en el paciente, como la generada por hepatitis B y C, VIH, reacciones alérgicas, reacciones anafilácticas, reacciones hemolíticas, sobrecarga circulatoria por transfusiones sanguíneas y en mucho menor medida hipotermia o complicaciones metabólicas.

Resulta esencial informar que todas estas reacciones se desencadenaron en una mínima cantidad de casos, mientras que la mayoría de estudios indicaron total seguridad post-administración. También hacer mención que no existen suficientes ensayos que avalen el uso del plasma en mujeres embarazadas o infantes.

¿Cómo puedo ser un donador de plasma?

Los donantes potencialmente aceptados son aquellos que hayan padecido la enfermedad por coronavirus y estén recuperados, haberse mantenido en confinamiento durante 14 días tras la recuperación y contar con los requisitos necesarios para donar sangre.

Las personas que ya recibieron la vacuna contra COVID-19 no deben considerarse para la donación de plasma. Cabe resaltar que, las personas que padecen de alguna infección o enfermedad autoinmune no tratada no son admitidas para donar plasma hasta su mejoría.

Otras consideraciones no asociadas a la COVID-19 es el peso mínimo para donar (50 kg.), la ya mencionada detección de alguna enfermedad infecciosa, contar con antecedentes aceptables para la donación que no incluyan la realización reciente de algún tatuaje, cirugías en los últimos meses o estar bajo el tratamiento de alguna enfermedad.

En Grupo PACS y Teleradiología consideramos de gran necesidad el control oportuno de la infección por SARS-CoV-2 tanto para la reducción en los casos graves como para aminorar la saturación en la labor del personal médico además de salvaguardar la vida de nuestros seres queridos. Del mismo modo, recordar que se está llevando a cabo el proceso de vacunación en la República Mexicana, por lo que es necesario estar al pendiente de las últimas actualizaciones.

Escrito por Ulises Bacilio

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿Como te podemos ayudar?
A %d blogueros les gusta esto: