El novedoso antiviral molnupiravir

Breve explicación sobre los mecanismos de transmisión de la COVID-19

Conocer la vía de transmisión del COVID-19 es importante debido a la sencillez con la que alguien puede contagiarse, ya que las gotas respiratorias del sujeto infectado (tos, estornudos, respiración) son capaces de contagiar un organismo sano al adherirse a su boca, nariz y ojos, proceso conocido como contacto directo de persona a persona.

La cercanía a un sujeto infectado, el tiempo que se ha estado expuesto y el contacto son puntos fundamentales para que existan posibles contagios por COVID-19, el Servicio Nacional de Salud (NHS, por sus siglas en inglés) define este tiempo de exposición como el contacto directo a un huésped contaminado por al menos 15 minutos y a menos de 2 metros de distancia.

Por otra parte, también existe el contacto indirecto que consta de adquirir al virus a través de fómites, consiste de distintos objetos inertes contaminados (un barandal, una mesa, un control remoto) que al manipularlos aumentan el riesgo de infección si seguido de esto se toca la cara, ojos, boca y nariz.

Actualmente se conoce la vida media del coronavirus al encontrarse sobre superficies de cualquier objeto que pueda ser manipulado, siendo aproximadamente de 3 a 5 días sobre madera, papel y plástico, y que se reduce si contaminan al metal o cartón, en estos materiales suelen sobrevivir durante 8 – 24 horas.

Puesto que la supervivencia de los virus depende de su replicación en las células del huésped, el desarrollo de una cura por parte de los investigadores y científicos ha sufrido altibajos que complicaban obtener el objetivo esperado: un medicamento o vacuna capaz de detener la replicación viral, que no altere la integridad celular y por ende la salud del paciente.

Además, el virus puede sufrir mutaciones, lo que dificultaría la elaboración de un tratamiento específico.

El Molnupiravir, fármaco novedoso con potencial para tratar la COVID-19

Desde el comienzo de la pandemia ocasionada por la COVID-19 se han estudiado distintos tratamientos y métodos de prevención para contrarrestar las complicaciones de la enfermedad así como el número de contagios. Aunado a esto, se implementaron medidas de seguridad para mantener la salud y evitar que la vida de las personas se vea afectada.

Se sabe que en el último mes del 2020 la vacuna contra el coronavirus comenzó a aplicarse en distintas regiones del mundo, sin embargo, el proceso de vacunación se prolongará durante todo el año 2021 e irá dirigido principalmente al área de la salud y adultos mayores.

Por otra parte, los tratamientos estudiados buscan evitar repercusiones en la salud de los pacientes infectados así como la curación. Este es el caso del fármaco molnupiravir (MK-4482/EIDD-2801), que podría ser capaz de detener al COVID-19 en tan solo 24 horas, reduciendo notablemente la carga viral en el organismo.

El molnupiravir es un antiviral desarrollado por la empresa farmacéutica Ridgeback Biotherapeutics y forma parte de los medicamentos elaborados por la compañía Merck. Tiene una historia particular, ya que no fue una terapia elaborada para combatir a la COVID-19, sino para tratar las gripes de origen viral.

Los análisis realizados en el Instituto de Ciencias Biomédicas de la Universidad de Georgia indican que este medicamento está obteniendo resultados prometedores en su fase de estudios aplicado a hurones y ratones.

La importancia de los hurones se basa en las pruebas que destacan a este animal como un vector transmisor del SARS-CoV-2.

Su administración representa un pilar fundamental en el tratamiento debido a que se toma por vía oral en forma de cápsula o pastilla, por lo tanto podrá reducir la estancia hospitalaria y el gasto de servicios médicos; en adición a esto, el molnupiravir genera una potente respuesta antiviral, considerado como un medicamento de amplio espectro capaz de ofrecer una respuesta positiva en el paciente afectado por COVID-19.

El término “amplio espectro” en un antiviral hace referencia a la posibilidad de reconocer y atacar diversos tipos de virus que sean capaces de alterar al organismo de un paciente tal como los causantes de infecciones respiratorias agudas, estas características le proporcionaron al MK-4482/EIDD-2801 las bases para combatir al coronavirus SARS-CoV-2.

Acorde a lo mencionado por el investigador Richard K. Plemper y colaboradores, al aplicar este medicamento en los hurones infectados se logró reducir la cantidad de partículas infecciosas del coronavirus, además, al administrarlo a hurones sanos y no tratados, estos no adquirieron la enfermedad.

Todos los datos pueden ser revisados en el artículo publicado por la revista Nature Microbiology, donde se encuentra información a detalle tras la realización de los estudios.

Si bien es un resultado obtenido en animales, se espera conseguir y perfeccionar el mismo resultado en el humano y, de este modo, evitar que un paciente infectado sea fuente de contagio, asimismo, lograr una recuperación en un lapso de 24 horas o menos tras medicarse.

Actualmente está en las fases de ensayos clínicos, específicamente en la fase II/III, se ha implementado en 3 distintas dosis cada 12 horas durante 5 días en los hurones y en un grupo reducido de pacientes infectados, sin embargo, es muy pronto para la obtención de datos sólidos.

Si se consiguen resultados prometedores y seguros, se estaría hablando del primer tratamiento específico ante el COVID-19. Se estima que los informes concluyentes sean obtenidos a mediados del 2021 una vez sea aplicada en una mayor cantidad de pacientes infectados.

Hasta este momento, ¿Cómo han sido manejados los pacientes infectados?

No existen fármacos de características similares al molnupiravir, por la misma razón es un tratamiento novedoso y de interés por los investigadores.

Se han utilizado diversos medicamentos para controlar los síntomas de los pacientes contagiados por COVID-19, los cuales se conforman de antivirales e inclusive de distintos fármacos que no poseen la misma actividad y que han demostrado una eficacia notable.

El remdesivir es un gran ejemplo, este medicamento es un antiviral recientemente aprobado por la FDA para uso de emergencia que ha brindado buenos resultados ante pacientes recién infectados y sin manifestaciones graves, a pesar de esto, solo puede ser administrado mediante una vía intravenosa, por ende el paciente debe encontrarse en un centro de salud para ser tratado.

Otro fármaco es el bamlanivimab, que también ha sido autorizado para ser usado de emergencia, su administración se recomienda en mayores de 12 años que presenten factores de riesgo para desarrollar complicaciones graves del SARS-CoV-2, de igual forma se debe aplicar vía intravenosa.

Entre los tratamientos con los que los pacientes han respondido adecuadamente se encuentran la dexametasona, forma parte de los corticosteroides y fue de los principales en utilizarse ante casos de coronavirus, la hidroxicloroquina y cloroquina que son utilizados contra la malaria y enfermedades reumáticas (lupus y artritis reumatoide), por último, el ibuprofeno y paracetamol, pertenecientes a la familia de los antiinflamatorios no esteroideos.

Hasta este momento, los fármacos antes mencionados han conformado las barreras de primera línea en los pacientes que presentan COVID-19, van dirigidos a mejorar el estado general, evitando que la mayoría de las veces el organismo presente complicaciones pero sin ser capaces de eliminar al virus.

El desarrollo de un nuevo tratamiento específico como el molnupiravir consiste en aliviar al huésped infectado en un lapso corto de tiempo sin que desarrollen secuelas una vez se manifieste la enfermedad provocada por la COVID-19, ayudando al sistema inmune en el reconocimiento y defensas que contrarresten las partículas víricas.

Sin duda este medicamento representa un gran avance y se suma a las vacunas elaboradas contra la COVID-19 las cuales están obteniendo excelentes resultados en la medicina preventiva.

En Grupo PACS y Teleradiología consideramos imprescindible dar a conocer al público los nuevos acontecimientos que involucren a la medicina así como las novedades que se presenten durante la actual pandemia; así mismo, es de suma importancia para nosotros insistir en la utilización de las medidas de seguridad con el fin de mantener un ambiente sano y seguro para las familias, personal de salud y sociedad en general.

Escrito por Jesús Zamarrón.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *