Cirugía inguinal: todo lo que necesitas saber en 5 minutos.

cirugia inguinal

En este artículo encontrarás información relevante acerca de la cirugía inguinal, a qué se refiere, cuándo está indicada, los tipos de intervención, entre otros aspectos. Exploremos todo lo que debes conocer antes de realizarte este procedimiento.

¿Qué es una hernia inguinal?

Una hernia inguinal es una protrusión de un órgano o tejido a través de una debilidad en la pared abdominal. Las hernias inguinales son más comunes en los hombres que en las mujeres y suelen aparecer en el área del cordón inguinal, que es el área donde el cordón espermático pasa a través de la pared abdominal.

Las hernias inguinales pueden causar una variedad de síntomas, que incluyen:

  • Una protuberancia en la ingle.
  • Dolor en la ingle.
  • Tensión y molestia en la ingle.
  • Náuseas o vómitos.
  • Inflamación o enrojecimiento en la ingle.

Si experimenta alguno de estos síntomas, es importante que vea a un médico. Una hernia inguinal no tratada puede causar complicaciones graves, como la estrangulación de la hernia.

cirugia inguinal

¿Cuándo se necesita una cirugía inguinal?

La mayoría de las hernias inguinales se pueden reparar con cirugía. Se recomienda a menudo para las hernias inguinales que producen síntomas, las que son grandes o las que tienen un alto riesgo de padecer patologías.

Tipos de cirugía inguinal. Diferencias.

Se puede realizar de dos maneras: la reparación laparoscópica y la reparación abierta.

Cirugía inguinal laparoscópica.Cirugía inguinal abierta.
Incisiones pequeñas y mínimamente invasivas.Incisión grande en la zona afectada.
Puede ser más adecuada para pacientes con hernias bilaterales o recurrentes.Puede ser más adecuada para pacientes con hernias grandes o complicadas.
El tiempo de recuperación suele ser más corto y menos doloroso.Recuperación más lenta y más dolorosa.
Menos necesidad de analgésicos. Mayor necesidad de analgésicos.
Puede ser más costosa debido al uso de instrumentos más avanzados.Menos costosa.
Se requiere a un cirujano con conocimientos en la laparoscopia.Puede ser realizada por cirujanos generales.

El tipo de cirugía que se recomienda para una hernia inguinal depende de una serie de factores, que incluyen el tamaño de la hernia, la ubicación de la hernia y la salud general del paciente.

cirugia inguinal

¿Cuáles son los riesgos de la cirugía?

  • Infección: es uno de los riesgos más comunes, puede ocurrir en el sitio de la incisión o en el tejido profundo alrededor de la hernia. Los síntomas incluyen enrojecimiento, hinchazón, dolor y secreción del sitio de la incisión.
  • Sangrado: puede ocurrir durante la cirugía o después de la cirugía. Los síntomas de sangrado incluyen hematoma, hinchazón y dolor en el área del corte. 
  • Lesión a los nervios o vasos sanguíneos: es un riesgo poco común, puede causar entumecimiento, hormigueo o debilidad en el área de la incisión. También sangrado o hematoma. 
  • Reacción a la anestesia: los síntomas incluyen dificultad para respirar, mareos, náuseas y vómitos.
  • Recurrencia de la hernia: Es el riesgo más común, ocurre cuando la hernia se vuelve a formar en el mismo lugar o en un lugar cercano. 

La mayoría de los riesgos de la cirugía inguinal son leves y se resuelven en unos pocos días. Sin embargo, algunas complicaciones pueden ser graves, como la infección o la lesión a los nervios o vasos sanguíneos. Si experimenta alguno de estos síntomas, es importante que vea a su médico de inmediato.

8 pruebas médicas que se recomiendan antes de la cirugía inguinal.

  1. Examen físico: es una evaluación general de la salud del paciente. El médico examinará el área de la hernia y buscará cualquier signo de infección o inflamación. 
  2. Hemograma completo: es una prueba de sangre que mide el número de glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas en la sangre. 
  3. Química sanguínea: mide los niveles de azúcar, colesterol, triglicéridos, electrolitos y otras sustancias en la sangre. 
  4. Coagulación sanguínea: es una prueba que mide la capacidad de la sangre para coagular. Esta prueba ayuda a evaluar el riesgo de sangrado durante la cirugía.
  5. Electrocardiograma: es un estudio que mide la actividad eléctrica del corazón. Esta prueba ayuda a identificar cualquier problema cardíaco que pueda implicar algún riesgo durante la cirugía.
  6. Radiografía de tórax: es una prueba que toma una imagen del pecho. Esta prueba ayuda a identificar cualquier problema pulmonar que pueda ocasionar alguna complicación durante la cirugía.
  7. Ecografía abdominal: es una prueba que utiliza ondas sonoras para crear una imagen del abdomen. Esta prueba ayuda a identificar cualquier problema en el área abdominal que pueda sugerir alguna dificultad durante la cirugía.
  8. Prueba de embarazo: es una prueba que se realiza a través de la sangre u orina a las mujeres embarazadas para detectar la presencia de hormonas del embarazo en la sangre. Es importante para garantizar la seguridad de la madre y el bebé durante la intervención.

Si el paciente tiene alguna condición subyacente, es posible que necesite someterse a otras pruebas médicas antes de la operación. El doctor discutirá las pruebas necesarias con el paciente, todo con la finalidad de disminuir el riesgo de complicaciones.

¿Cómo puedo prepararme para la cirugía?

Si le han programado una cirugía inguinal, es importante que siga las instrucciones de su médico. Estas instrucciones pueden incluir:

  • Dejar de fumar
  • Tomar medicamentos según las indicaciones.
  • Abstenerse de líquidos y sólidos.
  • Raparse el vello de la zona de la cirugía.
  • Tomar un baño o ducha antes de la intervención.

¿Qué sucede después de la cirugía?

Posterior la cirugía inguinal, es probable que deba pasar la noche en el hospital. El día después, el médico le retirará los puntos o grapas. También le dará instrucciones sobre cómo cuidarse en casa.

Estas instrucciones pueden incluir:

  • Usar una faja.
  • No levantar objetos pesados.
  • No hacer ejercicio de alto impacto.
  • Evitar el alcohol.
  • Evitar fumar.
  • Descansar lo suficiente.
  • Beber muchos líquidos.
  • Comer una dieta saludable.
  • Tomar analgésicos según las indicaciones.
  • Consulte a su médico si tiene algún dolor, hinchazón o sangrado.

¿Es segura la cirugía inguinal?

La cirugía inguinal es un procedimiento seguro y efectivo, pero conlleva ciertos riesgos, gran parte de estos se pueden reducir siguiendo las instrucciones de su médico antes y después de la cirugía. El tiempo de recuperación promedio de un paciente es de 2 a 4 semanas. Sin embargo, algunas personas pueden tardar más. Si le han diagnosticado una hernia inguinal, es importante que hable con su médico sobre sus opciones de tratamiento. Su médico podrá discutir los riesgos y beneficios de la cirugía inguinal y ayudarle a decidir si esta intervención es adecuada para usted.

Fuentes:

  1. https://www.niddk.nih.gov/health-information/informacion-de-la-salud/enfermedades-digestivas/hernia-inguinal
  2. https://www.cun.es/enfermedades-tratamientos/enfermedades/hernia-inguinal

CONTENIDO

Más artículos que te pueden interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *