vacunacion en mexico
 

La evidencia científica que respalda a la vacunación como una medida sanitaria segura y eficaz ante la prevención de enfermedades específicas le ha brindado a México y ala población mundial una mejor calidad de vida y se acompaña, en gran parte, por la disminución de casos y defunciones provocadas a causa de enfermedades infecto-contagiosas. Durante este confinamiento ha tomado mucha importancia el uso de las vacunas como método preventivo de la enfermedad asociada al coronavirus.

Las vacunas aportan el reforzamiento de las defensas del organismo para combatir diversos microorganismos encontrados en el medio ambiente y las personas infectadas, por la misma razón, hablar sobre la importancia de la vacunación en México es un tema de salud imprescindible, ya que el número de bebés vacunados tiende a ser inferior al número de nacimientos registrados.

Beneficios de la vacunación

En general, vacunarse ofrece una mejor calidad de vida así como la reducción del riesgo de padecer enfermedades ocasionadas por ciertos virus y bacterias. El gran aporte que brindan las vacunas en el sector salud se puede ver reflejado con la viruela, dicha enfermedad fue erradicada por la vacuna que le hizo frente al virus causante de esparcir vesículas por rostro, extremidades superiores y tronco entre otros síntomas.

Si bien el proceso para erradicar esta enfermedad fue largo, logró ser la primera y hasta el momento la única en ser completamente eliminada. Esto puede lograrse ante otras enfermedades, como lo son la poliomielitis, filariasis linfática, parotiditis, malaria y rubéola, las únicas “barreras” que impiden la erradicación de estas infecciones son los casos que son pasados por alto -la mayoría- en países de bajos recursos o donde la enfermedad sea endémica de una zona específica.

Cartilla de vacunación

Cada país rige su propio esquema de vacunas, en ciertas locaciones se debe emplear rigurosamente una que no es requerida en distintos países. El esquema de vacunas necesarias en los habitantes del territorio mexicano empieza por la BCG y contra la hepatitis B, una vez hayan sido sus dosis de reforzamiento, se deben seguir implementando diversas vacunas para fortalecer  al sistema inmune.

Cabe recalcar la edad en la que deben administrarse estas vacunas, ya que durante la lactancia y edades escolares se aplican la mayoría de las vacunas con el fin de aumentar las defensas del infante.

En ocasiones se aplican refuerzos anuales para prevenir enfermedades estacionales y esto se debe a la capacidad de algunos microorganismos para mutar genéticamente y generar otra cepa, proceso ya explicado en nuestro anterior artículo sobre la importancia de las vacunas: fases, elaboración y conservación.

Asimismo, se recomienda aplicar la o las vacunas necesarias al momento de viajar hacia ciertas regiones del país y del mundo en donde existan zonas endémicas de enfermedades comunes de ese sitio, esto con el objetivo de combatir la infección en dado caso de contraerla.

¿Existe alguna deficiencia en la vacunación en México?

Uno de los puntos principales acerca de la vacunación, es estar conscientes de las deficiencias presentes tanto en los centros de salud, al igual que la  falta de iniciativa o de información adecuada por parte de los padres de familia para vacunar a sus hijos.

El desabasto de las vacunas puede perjudicar la vida de las personas que presentan factores de riesgo que den pie a alteraciones graves en su salud cuando sean infectados, si bien es raro que ocurra la escasez de vacunas, nunca deben ignorarse los métodos preventivos para evitar infecciones específicas en el organismo.

Por otra parte, existe un sector de la sociedad conocida como “antivacunas” nombre que se le atribuyó a aquellas personas que se oponen al uso de las vacunas como un método seguro para controlar y evitar enfermedades, a los que además se suman infantes afectados por las decisiones de los padres. 

Como ejemplo podemos tomar al sarampión, prevenible mediante vacunación, altamente contagioso y además forma parte de las principales enfermedades a ser eliminadas, sin embargo, actualmente han existido grandes rebrotes a nivel mundial, lo cual es preocupante, ya que la erradicación del sarampión fue prevista para el año 2020. Parte de este problema es atribuible a las personas que deciden no vacunarse y representan un foco de infección.

A lo largo de la segunda década del siglo XXI, la OMS puso en marcha el Plan de Acción Mundial sobre Vacunas (GVAP, por sus siglas en inglés) desarrollado para expandir la inmunización, dando a conocer además los beneficios tras la correcta aplicación de la vacunasy optimizando los servicios médicos para facilitar el acceso a aquellas personas que no cuenten con las establecidas en su cartilla de vacunación.

COVID-19 y el margen para la vacunación en México

Durante el actual confinamiento, se han empezado a utilizar las vacunas contra la COVID-19 en el personal médico que forma parte de la barrera principal de defensa en las áreas contra coronavirus. Hasta el momento, más de 190 mil personas en México han sido inmunizadas contra COVID-19 (entre ellos trabajadores del sector salud).

El margen para la vacunación en México comprende 5 fases, teniendo como meta inmunizar a los más de 120 millones habitantes del país.

La primera fase espera abarcar de diciembre del 2020 hasta febrero del 2021, en donde los trabajadores del sector salud recibirán las primeras dosis. Durante la segunda fase (febrero – abril), el personal restante de las áreas médicas y los adultos mayores de 60 años deberán recibir la vacuna.

De abril hasta finales de mayo se pondrá en marcha la tercera fase, la cual está enfocada en adultos con edades de entre 59 a 50 años. Tras finalizar esta etapa, dará comienzo a la cuarta fase que abarca hasta el mes de junio, vacunando a las personas que tengan de 49 a 40 años. 

La quinta y última fase de vacunación debe iniciar a partir de los últimos días de junio del 2021 y durará hasta marzo del 2022, en toda esta fase deberá administrarse la vacuna al resto de la población.

A sabiendas de que los adultos mayores y pacientes con enfermedades de vías respiratorias son los más afectados, si estas fases y el tiempo estimado se respetan, reduciremos al 80 % la mortalidad por COVID-19 en el país.

La vacuna que por ahora se ha utilizado es la proporcionada por Pfizer y BioNTech, en lo que va de la primera fase han sido distribuidas aproximadamente 500 mil vacunas de dicha alianza farmacéutica en todo el territorio mexicano y se esperan recibir 34 millones de dosis en total. 

Esta vacuna requiere 2 dosis para reforzar al sistema inmune contra el virus, espaciadas con un lapso de 21 días, por lo tanto, se estima que sean aplicadas inicialmente en 17 millones de personas.

Pero esto no debe alarmar a la población, puesto que el gobierno de México ha ordenado 77,4 millones de dosis de la vacuna diseñada por AstraZeneca las cuales comenzarán a ser distribuidas en marzo del presente año.

Ambas empresas han sido mencionadas en nuestro artículo previo “Vacunas contra la COVID-19: la carrera entre las farmacéuticas”, siendo las mayores exponentes y con mejores resultados en cuanto a eficiencia contra el coronavirus causante de la actual pandemia.

En Grupo PACS y Teleradiología destacamos los esfuerzos que han brindado estas compañías por poner las vacunas a disposición de los centros de salud de nuestro pueblo y de este modo poder aplicar correctamente las dosis requeridas para combatir al coronavirus con la finalidad de proteger a las familias mexicanas, aparte de reducir exitosamente los casos. Es de suma importancia hacer conciencia de la vacunación como una necesidad para mantener la salud y la vida de nuestros seres queridos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *