Otorrinolaringología nariz: estudios de la Rinología y por qué son clave

otorrinolaringología nariz

Otorrinolaringología nariz, especialmente, es la especialidad médica encargada de llevar el estudio, diagnóstico y posibles tratamientos estrechamente relacionados con la nariz y sus senos paranasales. Otorrinolaringología nariz también es mayormente reconocida como: “Rinología”, sus especialistas tienen una formación enfocada en técnicas y procedimientos específicos para tratar afecciones referentes a esta área.

otorrinolaringología nariz

Otorrinolaringología nariz, mejor conocida como Rinología

La otorrinolaringología nariz o mejor conocida como Rinología, se enfoca en la evaluación y detenido estudio de trastornos o enfermedades en las vías respiratorias principales, incluyendo el manejo correcto de trastornos como lo son la sinusitis, pólipos nasales, rinitis, tumores nasales, desviación parcial del tabique nasal, entre muchas otras afecciones.

 Muchos, o en su mayoría, de especialistas en rinología y otorrinolaringología nariz, tienen un nivel de formación adicional y mejor preparado en las técnicas y procedimientos quirúrgicos esenciales para evaluar y diagnosticar afecciones nasales y sinusales. Procedimientos como estos incluyen cirugía endoscópica nasal, o en casos mayores, cirugía de los senos paranasales y correcciones de la desviación del tabique nasal.

¿En cuáles casos se amerita una consulta de Otorrinolaringología nariz?

La otorrinolaringología nariz o Rinología está orientada en evaluar y tratar trastornos como:

  • Traumatismos nasales
  • Tumores de nariz y senos paranasales
  • Hipertrofia de cornetes
  • Desviación de tabique nasal y nariz
  • Poliposis nasal
  • Sangrados nasales
  • Rinosinusitis aguda y crónica
  • Rinitis alérgica y no alérgica
  • Anosmia y Disosmia

Tipos de procedimientos a realizar por un especialista de Otorrinolaringología nariz:

Manejo endoscópico de sangrados nasales

Es destacable el manejo endoscópico de los sangrados nasales, ya que debe ser realizado por un especialista con alta experiencia en este tipo de procedimientos para disminuir los riesgos de complicaciones y poder garantizar un resultado exitoso.

Este procedimiento también es conocido como Epistaxis, donde inicia con la introducción de un endoscopio a través de la nariz visualizando la fuente de dónde se produce el sangrado y tratarlo directamente, determinando su origen y gravedad. Si el sangrado se ve muy severo, o en algunos casos, no se puede controlar con medidas conservadoras, es posible que se realice una endoscopia nasal para identificar el origen más exacto posible.  

Una vez que el especialista de otorrinolaringología nariz haya identificado la fuente del sangrado, se pueden utilizar otras técnicas para disminuirlo, como la cauterización con láser, la introducción de un taponamiento nasal, la aplicación de agentes hemostáticos o, en casos extremos, la embolización arterial selectiva.

La ablación con láser se realiza mediante la aplicación de calor altamente controlado en el área afectada para sellar los vasos sanguíneos y detener el sangrado. Un agente hemostático como gelatina o celulosa se aplica directamente a la fuente de sangrado para promover la coagulación.

Los tapones nasales se usan en situaciones de sangrado más severo e implican insertar un dispositivo en la nariz para comprimir el área afectada y detener el sangrado. La embolización arterial selectiva se utiliza en casos muy graves y consiste en introducir un catéter en una arteria, que suministra sangre, al área de la afección para interrumpir el flujo de sangre.

Descompresión orbitaria

Este es un procedimiento quirúrgico utilizado para disminuir la presión en la órbita ocular, que es la cavidad que contiene el ojo y sus estructuras asociadas y cercanas, como los músculos y nervios. Procedimiento manejado solo por profesionales como oftalmólogos y médicos especializados en otorrinolaringología nariz.

Se ejecuta en pacientes que padecen de una enfermedad llamada orbitopatía tiroidea, la cual es caracterizada por la inflamación de los tejidos que rodean el ojo y la protrusión del mismo, fuera de la cavidad orbitaria. Esto muchas veces puede causar una presión exagerada en los nervios y músculos oculares, lo que puede llevar a una visión doble, dolor ocular, dificultad para cerrar los ojos y otro tipo de problemas visuales.

Durante este procedimiento, se le realiza una incisión en la órbita al paciente, para retirar parte del hueso orbital y así expandir el espacio disponible para el ojo. Esto permite que el globo ocular se desplace hacia atrás y se reduzca la presión sobre los nervios y músculos oculares que había sido ejercida anteriormente.

Cirugía endoscópica

Se utiliza para tratar diversos problemas de salud que afectan a estructuras cercanas a las que se evalúan en la otorrinolaringología nariz. Entre alguna de las condiciones que se pueden tratar con este tipo de cirugía, se incluyen la sinusitis crónica, los pólipos nasales, los tumores nasales y de la base del cráneo. Procedimiento solo manejado por especialistas de otorrinolaringología nariz.

Reparación endoscópica de atresia coanal

Es utilizada para la corrección de una obstrucción congénita de las fosas nasales llamada atresia coanal. La atresia coanal es una patología en la que, la abertura que comunica las fosas nasales con la parte posterior de la garganta, está total o parcialmente bloqueada, lo que puede ocasionar cierta dificultad para poder respirar por la nariz y, en algunos casos, infecciones algo recurrentes de los senos paranasales. Tomando en cuenta que este tipo de procedimientos solo puede realizarlo un especialista en otorrinolaringología de nariz.

Mediante la introducción de un endoscopio en la nariz, es que se evalúa este procedimiento, totalmente diseñado para visualizar la obstrucción y poder recurrir a diferentes técnicas para expandirla. Una de las técnicas más comunes, e incluso más frecuente, es la dilatación con balón, en la que solo se inserta un balón en la abertura bloqueada y se infla para abrir el pasaje.

En diversos casos, puede ser plenamente necesario realizar una cirugía para reparar la obstrucción. Durante ella, se acompañará de un instrumento similar a un taladro, sí, para eliminar el hueso que bloquea la abertura y crear una nueva vía al paso, para que el aire pueda entrar sin problema alguno.

Reparación de la fístula del líquido cefalorraquídeo

Otro de los procedimientos quirúrgicos que necesitan ser realizados por especialistas de otorrinolaringología nariz en donde podemos corregir una comunicación anormal entre el espacio intracraneal y las fosas nasales, o en algunos casos, los senos paranasales, causando una fuerte fuga de líquido cefalorraquídeo por la nariz, o la garganta. El LCR es un líquido de tipo claro que se encuentra rodeando todo el cerebro y la médula espinal, otorgando una barrera de protección y nutrición a estas dos estructuras. Una fístula, por su parte, puede ser causada por una breve lesión en la cabeza, una cirugía previa, alguna fractura del cráneo, o por condición congénita.

Durante la reparación de esta fístula de LCR, es usado un endoscopio para visualizar la zona afectada e identificar la fuente de la fuga de dicho líquido. Para después, ser utilizado un injerto de tejido logrando sellar la fístula y detener la fuga.

En pocos casos, puede llegar a ser necesario utilizar una técnica de «colgajo», esto para cubrir la fístula y poder garantizar una reparación exitosa. El colgajo es un pequeño trozo de tejido que se recoge de una zona cercana, para cubrir la fístula.

¿Cómo se hace una resección de tumores?

Este es un procedimiento netamente quirúrgico, que conlleva un alto nivel de complejidad. Realizado para extirpar tumores que se han venido desarrollando en estas regiones como senos paranasales, nariz y base del cráneo. La técnica exacta aplicada para la resección, dependerá de qué tipo de tumor sea, su ubicación y su tamaño. Para iniciar con el procedimiento se aplica la anestesia general, y por el uso de los endoscopios, se le permite ver al cirujano la zona afectada con bastante precisión y a detalle. Muchos otros, para guiarse mientras realiza la incisión, se aprovechan de las imágenes intraoperatorias. Recordando que este tipo de procedimientos solo es apto para profesionales especialistas en el área de otorrinolaringología nariz.

Mientras se hace la resección, se emplea una incisión de acuerdo al área donde se encuentre, ya sea en la nariz o en la boca para acceder a la zona afectada, y se utiliza un instrumento similar a un taladro para eliminar el tumor. En algunos casos, puede ser considerada la idea de extirpar parte del hueso o del tejido circundante, para acceder al tumor y asegurar su completa eliminación.

Se le realizan pruebas al paciente para asegurarse de que se ha extirpado completamente todo el tumor y se cierra la incisión con suturas. El paciente puede necesitar mantenerse hospitalizado por un período de tiempo, para recuperarse de la cirugía y recibir el tratamiento adicional, como quimioterapia o radioterapia.

En general y a manera de conclusión, la rinología o la especialidad de otorrinolaringología nariz es importante, ya que las afecciones nasales y sinusales pueden afectar grandemente la calidad de vida de una persona, incluyendo la capacidad para respirar, dormir e involucrarse en actividades diarias.

Fuentes:

CONTENIDO

Más artículos que te pueden interesar
Historia de la Teleradiología
Telemedicina
Historia de la Teleradiología

Historia de la Teleradiología: La Evolución de la Imagenología a Distancia La Historia de la Teleradiología nos transporta a un viaje fascinante a través del

Leer más »
Teleradiologia en el mundo actual
Uncategorized
Teleradiologia en el mundo actual

Teleradiología en el Mundo Actual: Transformando la Prestación de Servicios de Imagenología Médica La Teleradiología en el mundo actual se ha convertido en un componente

Leer más »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *