Coronavirus quedarse en casa

Oficialmente la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha declarado  a la COVID-19 como una pandemia, debido a que los casos fuera de China se han incrementado 13 veces en las últimas dos semanas, al día de hoy con 134,558 y casi 5000 muertes, lo que significa una mortalidad de 7%.

En este momento, parece que no hay esperanza de contener la diseminación global, no podemos esperar tampoco al desarrollo de una vacuna que tardará aproximadamente 18 meses. El enfoque actual debe ser limitar a toda costa la diseminación del virus y la mejor forma de hacerlo es mediante el distanciamiento social, que incluye la restricción de viajes y cancelar eventos masivos como conciertos, conferencias y clases en centros escolares.

Estados Unidos ha cerrado sus aeropuertos para vuelos provenientes de Europa con excepción de aquellos provenientes del Reino Unido y en algunos estados como Washington ha cerrado las escuelas, lo mismo han hecho países como Turquía y Francia. Grecia e Italia prácticamente han aislado a todos sus habitantes en sus domicilios, siendo este último país probablemente el más afectado en la Unión Europea con 2313 nuevos casos y 196 fallecimientos.

La Universidad de Harvard en los Estados Unidos está promoviendo actualmente la transición de clases presenciales a educación en línea, la cual se espera sea completa al 23 de marzo, la decana de la Escuela de Salud Pública de esa institución, Michelle A. Williams ha dicho que el distanciamiento social, es decir, permanecer en casa y evitar asistir  a lugares públicos o concurridos, podría ser actualmente la mejor defensa contra la enfermedad, tal como ocurrió durante la pandemia de gripe española en 1918, en la que el aislamiento estricto en la ciudad de San Luis Misuri significó un importante control en la mortalidad, mientras que en otras ciudades como Filadelfia, la falta de aislamiento se asoció a una mortalidad 5 veces mayor.

Debemos entender que esta pandemia tiene un crecimiento exponencial, que si no se contiene con las únicas medidas con las que contamos a este momento (higiene y aislamiento) los servicios de salud estarán rebasados y el número de muertes será mayor, ya que alrededor del 20% de los casos requieren hospitalización, 5% deben ir a la Unidad de Terapia  y 2.5% requerirán el uso de ventiladores, estos últimos son aparatos costosos, complejos y que solo se encuentran en hospitales de alto nivel, no están disponibles en cualquier sanatorio o clínica, en los Estados Unidos solamente hay 250 de ellos. 

Por lo tanto,  mientras más pronto se tomen medidas drásticas, la disminución de la mortalidad podría ser hasta 10 veces menor que si no se toman las acciones adecuadas. Evite salir de casa, acudir a sitios concurridos y siga las medidas de higiene recomendadas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *