coronavirus y mascotas

Como ya mencionamos en publicaciones previas, los coronavirus son una gran familia de virus, capaces de causar desde resfriado común hasta enfermedades graves como el síndrome respiratorio del oriente medio (MERS-CoV) que se presentó alrededor de noviembre de 2019 con 858 muertes  y síndrome de dificultad resiratoria severa (SARS-CoV) que ocurrió en el año 2002 con 774 muertes, por lo que a estas alturas, el virus causante de COVID-19 ha presentado mayor mortalidad que las otras dos enfermedades juntas.


Estos virus en general son comunes entre diferentes especies de animales, tanto salvajes como domésticos, como ganado, caballos, camellos, murciélagos, gatos y perros. Si bien en el caso del SARS se demostró que el virus podía propagarse de la civeta, una especie de gato salvaje, hacia los humanos y que el MERS-CoV tuvo su origen en camellos, a la fecha, el origen animal del coronavirus causante de COVID-19, es decir, el SARS-CoV-2, se desconoce.

El coronavirus más similar al que produce COVID-19 fue encontrado en un murciélago de la provincia de Yunnan, China pero se cree que no es transmitido directamente hacia el ser humano, sino que hay otro animal que puede servir como intermediario, entre los más probables están los cerdos, civetas y pangolines.

El Centro para el Control de Enfermedades (CDC) de los Estados Unidos, refiere hasta el momento que no hay evidencia de que los perros o gatos constituyan una fuente de infección de coronavirus.

Si bien el 28 de febrero las autoridades chinas pusieron en cuarentena a un perro que dio “levemente positivo” a los estudios de laboratorio para detectar el virus, hasta la fecha el animal se encuentra asintomático, por lo que se le realizaran nuevas pruebas.

Para proteger a tu mascota de enfermedades de las vías aéreas. el CDC recomienda vacunarlos contra la Bordetella, parainfluenza e influenza canina. Siempre es buena idea lavarse las manos adecuadamente después de estar en contacto con las mascotas y evitar acercarse a ellas si se tiene alguna infección respiratoria.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *