Influenza: Síntomas, Prevención y Tratamiento

Persona contagiada por el virus de la influenza

A lo largo de los años hemos visto surgir varias pandemias, unas más fuertes que han ocasionado miles de muertes, otras menos. Estas han surgido por la cantidad de virus y bacterias que se encuentran suspendidas en el aire o en superficies, como recientemente vivimos la del COVID-19, que se fue propagando muy rápido.

Estos virus pueden provocar enfermedades estacionales como la influenza y que a veces pueda ser difícil de detectar por la similitud de otras enfermedades, por ejemplo, cuando se hace un cuadro clínico de la influenza puede ser difícil de diferenciar de las demás enfermedades respiratorias, ya que puede presentar síntomas similares a una gripe común; por ende, es necesario hacer una buena anamnesis y un examen físico que permita dar detalles y variaciones para establecer un diagnóstico clínico .

Esto es muy importante cuando no se tiene acceso a un laboratorio especializado y el acertado diagnóstico puede ayudar a tener una mejoría y no llegar a causar problemas severos en el paciente.

¿Qué es el virus de la influenza?

El virus de la influenza es una infección respiratoria causada por virus del mismo nombre, que afecta la nariz, garganta y los pulmones. Los síntomas incluyen fiebre, dolor de cabeza, dolor de garganta, tos, dolor de cuerpo y fatiga. La influenza es altamente contagiosa y se transmite principalmente a través de pequeñas gotas en el aire cuando las personas hablan, tosen o estornudan. También se puede contraer a través de superficies contaminadas, como manijas de puertas y teléfonos, si se toca con las manos sucias. Este virus puede provocar una enfermedad leve, grave o incluso la muerte.

Tipos de influenza

Se describen los tipos de influenza con sus variaciones

Existen cuatro tipos de virus: A, B, C y D. Los virus de la influenza A y B son los más comunes y causan la mayoría de las infecciones de influenza en humanos. Los virus de la influenza C son menos comunes y causan infecciones respiratorias leves en humanos. Los virus de la influenza D infectan principalmente al ganado y no causa infecciones respiratorias en los humanos.

Influenza tipo A

Es un virus que causa infecciones respiratorias agudas y es una de las principales causas de enfermedad y muerte en todo el mundo. Los síntomas incluyen fiebre, dolor de cabeza, dolor de garganta, tos, dolor de cuerpo y fatiga. La influenza A es altamente contagiosa y se transmite principalmente a través de pequeñas gotas en el aire cuando las personas hablan, tosen o estornudan. También se puede contraer a través de superficies contaminadas, como manijas de puertas y teléfonos, si se toca con las manos sucias.

El virus de la influenza A se divide en subtipos basados ​​en dos proteínas de superficie: la hemaglutinina (H) y la neuraminidasa (N). Hay 18 subtipos de hemaglutinina y 11 subtipos de neuraminidasa, lo que resulta en una gran variedad de virus de la influenza A. Los virus de la influenza A pueden afectar a personas y animales, como aves y cerdos.

La influenza A es una enfermedad grave que puede ser altamente mortal, especialmente para personas mayores, niños pequeños y personas con sistemas inmunológicos debilitados. La vacunación es la mejor forma de prevenir la influenza A y se recomienda a todas las personas mayores de 6 meses de edad.

Influenza tipo B

El virus tipo B es un virus que causa infecciones respiratorias agudas. Los síntomas incluyen fiebre, dolor de cabeza, dolor de garganta, tos, dolor de cuerpo y fatiga. La influenza B es altamente contagiosa y se transmite principalmente a través de pequeñas gotas en el aire cuando las personas hablan, tosen o estornudan. También se puede contraer a través de superficies contaminadas, como manijas de puertas y teléfonos, si se toca con las manos sucias.

El virus de la influenza B afecta principalmente a personas y es menos común que el virus de la influenza A. Aunque la influenza B es menos grave que la influenza A, todavía puede ser una enfermedad grave y mortal, especialmente para personas mayores, niños pequeños y personas con sistemas inmunológicos debilitados. La vacunación es la mejor forma de prevenir la influenza B y se recomienda a todas las personas mayores de 6 meses de edad.

¿Cómo se propaga la influenza?

Se propaga principalmente por gotículas que son formadas por personas con influenza al toser, estornudar o al hablar. Estas gotículas pueden caer en la nariz on en la boca de otra persona que se encuentre cerca, sin embargo, esto es poco común. Por otro lado, una persona puede contagiarse de influenza si una superficie u objeto están contaminados y llega a tocarla; y después se toca los ojos, nariz o boca.

¿Cuándo es la temporada de influenza?

La temporada de influenza suele variar según la región y el clima. En general, la temporada comienza a finales de otoño y se extiende hasta principios de primavera. Sin embargo, en algunas regiones, la temporada puede durar todo el año.

En los países del hemisferio norte suele comenzar en octubre o noviembre y durar hasta marzo o abril. En los países del hemisferio sur comienza en mayo o junio y dura hasta septiembre u octubre.

Es importante tener en cuenta que puede transmitirse durante todo el año, por lo que es importante seguir las medidas de prevención, como lavarse las manos y vacunarse, durante todo el año.

Síntomas

Los síntomas pueden aparecer de manera repentina, las personas contagiadas por influenza en su mayoría tienen estos síntomas:

  1. Fiebre
  2. Dolor de cabeza
  3. Dolor de garganta
  4. Tos
  5. Dolor de cuerpo
  6. Fatiga
  7. Dolor de oídos
  8. Vómito y diarrea (Es más común en niños)

Es importante consultar a un médico si se presentan estos síntomas, ya que puede ser una enfermedad grave y extremadamente mortal, especialmente para personas mayores, niños pequeños y personas con sistemas inmunológicos debilitados.

Tratamiento contra la influenza

El tratamiento consiste en tomar medicamentos antivirales, y estos han demostrado que son muy eficientes cuando son administrados después de 1 o 2 días que aparecen los síntomas de la influenza.

Debe de consultar a su médico si presenta complicaciones graves debido a este virus, así mismo las personas de mayor riesgo como niños pequeños, adultos mayores y personas con sistemas inmunológicos débiles, como personas con asma, diabetes y enfermedades cardíacas, si toman los medicamentos antivirales pueden marcar una gran diferencia entre una enfermedad grave o leve.

¿Quiénes son las personas con alto riesgo de presentar complicaciones?

1- Personas de 65 años o más.

2- Personas con enfermedades crónicas como la asma, enfermedades cardíacas, accidentes cerebrovasculares, diabetes y enfermedad renal crónica.

3- Mujeres embarazadas ya que se producen cambios en el sistema inmunitario, el corazón y los pulmones.

4- Menores de edad

¿Qué tipos de pruebas existen para detectar influenza?

Existen tres tipos de pruebas para poder detectarla, la primera es “la prueba de diagnótico rápido”, la cual detectan los antígenos que estimulan una respuesta inmunitaria y este tipo de pruebas pueden tardar en arrojar el resultado de 10 a 15 minutos; sin embargo, algunas veces no suelen ser tan precisas.

La segunda prueba es “pruebas moleculares de detección rápida”, las cuales encuentran los genes del virus y tardan en arrojar el resultado de 15 a 20 minutos, y estas son más fiables que las pruebas de diagnóstico rápido.

La tercera prueba es más especializada y se puede hacer en laboratorios especializados, este tipo de pruebas tienen una reacción en cadena de la polimerasa con transcriptasa inversa (RT-PCR), cultivos virales y pruebas de inmunofluorescencia, para este tipo de pruebas es necesario introducir un hisopo por las fosas nasales o por la parte atrás de la garganta para poder analizarlo, esta prueba tarda en arrojar los resultados hasta 1 hora o más.  

Medidas de prevención

La mejor manera de prevenir complicaciones graves por el virus es aplicar la vacuna anualmente, así como las medidas de prevención recomendadas para reducir la propagación del virus:

  • Evitar el contacto cercano con personas contagiadas.
  • Cubrirse la boca y nariz al toser o estornudar.
  • Lavarse las manos con agua y jabón con frecuencia.
  • Evitar tocarse los ojos, nariz y boca.
  • Desinfectar área por medio de luz ultravioleta o Far UVC.

Autor:

Ing. Victor ManueL Juárez Flores

Exported with Wordable

CONTENIDO

Más artículos que te pueden interesar
Historia de la Teleradiología
Telemedicina
Historia de la Teleradiología

Historia de la Teleradiología: La Evolución de la Imagenología a Distancia La Historia de la Teleradiología nos transporta a un viaje fascinante a través del

Leer más »
Teleradiologia en el mundo actual
Uncategorized
Teleradiologia en el mundo actual

Teleradiología en el Mundo Actual: Transformando la Prestación de Servicios de Imagenología Médica La Teleradiología en el mundo actual se ha convertido en un componente

Leer más »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *